Martín (Hache)

Cuando una película comienza a perfilarse como un pseudo-drama padre-hijo en el que el chico aprende y revela el significado de su existencia, su labor trascendental en el universo y lo bonitas que son las flores al rocio de la mañana, suelo dejarla aparcada ahi. Y salvo dias de contagio sentimental alli estacionada se mantiene esperando el momento de su visionado.

Así me pareció en inicio Martín Hache (Juan Diego Botto). Un chico Argentino el cual a raiz de una sobredosis que lo manda al hospital va a vivir con su padre a España, de donde se habia marchado con 14 años. ya tenemos la clásica historia de padre que no comprende al joven hijo descarriado que lo único que pretende es encontrar su lugar.

Pero sin embargo a medida que se introduce en los minutos de la película los diálogos van cobrando fuerza, reunen carisma, coherencia, lucidez y a veces mucha mala leche en el tono filosófico que adopta. El personaje de Dante, interpretado por Eusebio Poncela posee una voz convincente y que da a la conversación un tono afianzado y sólido que hacen que el guión de la película luzca, y mucho. Los personajes son creibles, casi cercanos.

La historia incluye intrincados diálogos reflexivos sobre las drogas, las mujeres e incluso las relaciones homosexuales de la mano de Dante, para quienes sus monólogos con Hache y la gracia inteligente con la que responde a todos los personajes son lo mejor de su actuación.

No obstante una cualidad sorprendente de la cinta es que a partir de más o menos la mitad del metraje se puede ir entreviendo que quien tiene un verdadero problema no es Martín, el cual únicamente está algo perdido y confuso, sino su padre. Este, director de cine, maniático y gruñón se me antoja una especie de Pio Baroja con ese pelo cano y las gafas, y el aire enfadado, amén del profundo pesimismo del que hace gala el personaje, (Federico Luppi), una visión de la vida profundamente oscura y descarnada, una actitud hacia la vida de prudente, comedida e inteligente no-implicación.

La historia va centradose en el poco a poco, de ahi que no pierda fuerza, pero si derive algo del sentido de la película, puesto que el final resuelve la cuestión de Martín pero deja exactamente igual la del padre. Ciertamente la forma de terminar no es lo mejor de esta coproducción Hispano-Argentina, pero es más que aceptable al compararla con el nivel que posee el cine Español actual (aunque esta sea una coproduccioń), siendo un título ameno y bien filmado cuyo visionado nos deja pensativos y predispuestos a reflexionar.

ARL

Anuncios

Una respuesta to “Martín (Hache)”

  1. En Martín Hache hay muchos temas interesantes al margen de los innumerables e impactantes diálogos. El guión es excelente y además podemos encontrarlo publicado. Podéis revisar algunos en los extractos compilados en mi página. Me remito fielmente al guión impreso.

    http://librosparaleer.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: