Primera Plana

Hildy Johnson es un afamado periodista de Chicago, durante los duros y competitivos años treinta. Johnson, perteneciente a esa antigua estirpe de reporteros, de viejas putas del oficio editorial que hacian un periodismo que desde luego ya no se estila, está harto. Noches sin dormir, total ausencia de vacaciones, carecia de fines de semana y un trabajo que le exige una total, profunda y completa dedicación le impiden realizar la vida normal que tanto ansia. Duerme 20 dias de cada mes en su oficina y le es imposible escapar a la espiral absorbente que es su carrera como periodista. Pero Hildy encuentra una salida: se casa. Deja el periódico, las noches en vela, las carreras aceleradas, la feroz competencia y sobre todo a su odiado jefe Walter Burns. Todo ello justo en vísperas de la controvertida ejecución del asesino de un policia a pocos dias de las elecciones.

¿Les suena el argumento? Por supuesto que si, es todo un clásico de Howard Hawks. “Luna nueva” 1940 Protagonizada por Cary Grant y Rosalind Russell en el papel de Jefe y periodista respectivamente. Una de las mejores películas de este director, con unos diálogos endemoniadamente rápidos en los que apenas se da tiempo a alguien a decir algo para poner oponer una réplica mordaz, aguda y contundente.

No obstante, también es la historia, prácticamente palabra por palabra de “Primera Plana“, película de Billy Wilder dirigida en 1974 que no es más que un glorioso remake de la primera, si bien substituyendo a Cary Grant por Walter Mattau y a Rossalind Russel por Jack Lemmon incluyendo la presencia de Susan Sarandon en el papel de la pareja masculina de Russel.

No se dejen impresionar queridos amigos mios, en plena fiebre actual de remakes (Cuyo último ejemplo es Poseidón) esto tiene tanto que ver con los nuevos infectos rodajes hechos en serie de antiguas historias al que asistimos como con una película de los Lumiére.

Porque aparte a los 7 Magníficos este es sin duda uno de los mejores remakes que he podido presenciar en una pantalla. Es quizás una de las pocas películas sobre las que se podría sentar cátedra en lo referente a como volver a hacer una nueva cinta usando historias ya filmadas, pues cumple todas todas las normas no escritas de una buena reedición, sobre todo tratándose de la nueva versión de un clásico.

Por ejemplo en la cinta a priori incluye novedades en la trama y modifica la historia pero es tremendamente respetuoso con el guión original guardando los carácteres de los personajes en formol aunque recreando antiguas situaciones de manera fresca, original y novedosa, cuenta las mismas cosas, rueda las mismas escenas, incluye los mismos gags pero dándoles efectos contrarios o incluso radicalmente distintos. Me estoy refiriendo a esa recurrente sala de prensa de la prisión, al escritorio del redactor afeminado asi como a lo conseguido añadiendo humor al patético dramatismo que el fugitivo Earl Williams poseia en la versión de 1940. También haciendo de la buena señora que se apiadaba de Williams de una dama de la caridad a una prostituta, o substituyendo el final sin alterar el happy end neutro pero dejando el punto de humor inevitable en Wilder.

En esta cinta tanto Walter Mathau como Lemon demostraron una tremenda química existente entre ellos, lo cual facilitó el rodaje unos pocos años después de “Buddy Buddy” en 1981 repitiendo el esquema de comedia alocada con esta pareja protagonista. Perteneciente también a la película humorística de tipo frenético, recerda a Con faldas y a lo locoUn, dos, tres, siendo una de las últimas comedias que rodase el gran director.

Bien, en esta versión del clásico se mantienen los diálogos enzarzados y brillantes y exactamente los mismos personajes, los cuales parecen una exacta réplica de los anteriores, ayudando muchísimo a mantener el mismo halo de veracidad con respecto a su original. Wilder aporta su personalisimo estilo a muchos de los personajes anteriormente citados sin perder el asombroso parecido con sus predecesores en la versión blanco y negro.

Todo, cada matiz, diferencia o novedad está enmarcado en el estrechísimo margen que convierten un remake en una perdida de respeto por el original. Solo un gran director puede dejar su huella personal, su olor característico a una cinta haciendo una nueva versión sin ningún tipo miedo o complejo y obteniendo un resultado más que aceptable, pues siguiendo los principios del propio Wilder la cinta no solo no aburre, sino que entretiene perfectamente sumergiendo al espectador de lleno en la historia y manteniéndolo atado a la pantalla. Sin duda una muestra más del talento de un gran director y de un Mattau y Lemmon con una maravillosa capacidad para la comedia. Buen y gran cine de humor.

Esto me recuerda que deberia escribir una pequeña entrada sobre remakes y sus tipos , clases… Solo de pensarlo me remuevo inquieto en el asiento.

ARL

Anuncios

3 comentarios to “Primera Plana”

  1. ola zace ke vueno estas y ke guapo eres te kiero mucho

  2. A fascinating discussion is worth comment. I believe that you should write more
    about this issue, it may not be a taboo matter but usually people do not speak about such topics.
    To the next! Many thanks!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: