Avanti! (¿Que ocurrió entre tu padre y mi madre?)

Como bien demostró una y otra vez, Billy Wilder era capaz de manejar los tópicos y lugares comunes como nadie. Si cualquier director rodase una película basando la mayoria de sus gags cómicos en los prejuicios más universales que posee un pais o una región nos levantariamos indignados, o la tachariamos de simple, mirándola de reojo con una ceja enarcada, pensando seguramente en que el cine evoluciona y que ya esas cosas no se hacen hoy dia (mentira, las siguen haciendo, eso si, más políticamente correctas).

Ah. Pero Wilder no es cualquiera. ¿Cual es el truco para hacer películas como Irma la dulce o Avanti!, basadas prácticamente en mostrar lo pintoresco de los pueblos Europeos sin quedarse en lo vacio del tópico?. Ello también se puede aplicar a algunos chistes de Un, dos , tres, o incluso de recursos románticos en Ariane. O saliendo de la trayectoria misma de nuestro director favorito, irnos a Lubitsch, con su enamoradiza y optimista visión de los pobladores de París en Ninotchka.

Pero, espera chico, ten cuidado que hablas de Wilder, y puedes quemarte con lo que digas. Tranquilidad, no voy a poner a parir al maestro ni a llamarle facilón, ni de lejos. Wilder es, como se le suele llamar, un cineasta del tipo de los de “Guión trabajado”. Las historias de Wilder muestran siempre su particular huella impresa. En el guión. Esto quiere decir los personajes, las actitudes, los diálogos. Las situaciones y gags son siempre reconocibles, traen esa marca. Y el mismo trabajo sobre el libreto implica que convierte los lugares gastados y tópicos en “magia”. Los franceses, los cuales todos poseen amante, la relajada vida italiana, las tres horas de comer y su forma de conducir… todo ello pasa de ser topicazos insulsos a tener esa pequeña gracia que dan las exageraciones y los personajes cómicos de por si.

En Avanti! Wilder recurre a la mayoria de ideas preconcebidas que podemos tener sobre los italianos y más, pero consigue introducirlas de manera que, al americano de la época le pareciese atrayente, mágico e interesante. Esa idea de una sociedad más relajada, tolerante y por ende, feliz.

El actor favorito de Wilder, Jack Lemmon, hace de un imperativo y duro ejecutivo el cual va a recoger el cadaver de su padre, muerto en un accidente de tráfico en  Italia. Es eficaz y seco. Tan mandón y organizativo como McNamara en Un, dos tres.  Pero al llegar Lemmon a la pequeña isla Italiana, descubre que su padre no murió solo, sino que lo hizo en compañia de su amante. Una amante a la que veia todos los veranos durante 10 años. Como dice la propia sinopsis de la película, Lemmon se enamorará de la hija de la amante de su padre, cerrando una especie de elipsis bastante romántica.

Como he dicho, gran parte de la cinta se basa en el retrato de la romántica Italia y sus gentes. Sencillas, divertidas y pintorescamente sanas en tanto a su forma de vida, mucho más desahogada que en los paises norteños, lluviosos y grises (como bien comentan a la hora de enterrar a la pareja). Multitud de situaciones típicamente italianas, mafia, venganza, vagancia, conducción temeraria, burocracia, corrupción, infidelidades… Banda de cíngaros incluida como en Ariane 😛

Juliet Mills encarna el personaje de Pamela Piggot, en la que hasta el nombre resuena algo regordete. Ella es la hija de la amante, y ejerce el papel de romántica incurable algo acomplejada.  Junto a Clive Revill hacen unos secundarios bastante conseguidos, siendo este quien interpreta al sufrido, refinado, complaciente y eficiente director del Hotel.
Como detalle interesante y algo entristecedor, recuerden que la película es de 1972, lo cual nos situa en este pais en la agonizante dictadura Franquista. Agonizante, pero dictadura, como he podido comprobar en mi versión, tres o cuatro escenas con desnudos han sido completamente eliminadas del metraje castellano (en esos momentos no habia audio español, los actores hablaban en inglés, mostrando cuando cortaban la imagen) . Tampoco es que en la época hiciese demasiada ilusión ver el blanco y arrugado trasero de Lemmon al aire, pero indigna, ya que hay chistes que se pierden.

ARL

Anuncios

8 comentarios to “Avanti! (¿Que ocurrió entre tu padre y mi madre?)”

  1. Es una película preciosa y la banda sonora genial.

  2. la mejor paelicula de la historia del cine

  3. Mi comedia favorita… la he visto un montón de veces y nunca me canso de verla. Gracias Billy Wider por esta maravilla en todos los aspectos.

  4. Quizás sea la peli donde mejor se reflejen lo anhelos de cambio que surgen a los cuarenta, pese a que todo te marche bien en tu cómoda vida. La chispa puede ser duradera

  5. Permesso: habrá que ser valiente alguna vez y decir que es la pelicula más deliciosa de Billy Wider. Yo, por lo menos , es la que más veces he visto y cada vez que la veo (ayer) no deja de cautivarme.Es indispensable verla con las escenas censutradas Gracias Billy.

  6. Verdaderamente maravillosa y cada vez que la veo me gusta aún más. Los intérpretes, geniales y los escenarios sublimes. Una historia tópica dejando la puerta abierta a una continuaidad a través de los hijos. Genial.

    Por razones familiares visito muy a menudo las islas del golfo de Nápoles y por supuesto los lugares donde se filmó.

  7. alguien puede ayudarme con un cuestionario de la universidad sobre esta pelicula?:
    CUESTIONARIO SOBRE LA PELÍCULA AVANTI
    1) Enumere las actividades turísticas con relevancia jurídica que detecte a lo largo
    de la película.
    2) El accidente automovilístico genera daños a terceros ¿A quién correspondería
    la reparación de los mismos? ¿Y si hubiera un contrato de seguro?
    3) Exponga su opinión sobre la actuación del director del hotel.
    4) Si el accidente mortal se hubiera producido en España, ¿afectaría ello al
    régimen legal aplicable a la sucesión hereditaria de los fallecidos?

  8. Billy Wilder NUNCA hizo una película menor (lo que en mi opinión solo ha ocurrido con otros dos genios: John Ford y Jaques Tati). Es una obra de arte y se necesitarían cien o doscientos folios para empezar a intentar expresar una parte de su belleza. Además, gana con el tiempo. Sólo dos muestras de los dialógos entre Jack Lemmon y el impagable director del hotel, que cito de memoria:
    –Señor Armbruster, aquí en Italia no se corre a comer un sandwich y una coca cola, se hacen las cosas con calma: se cocina la pasta, se ralla el queso, se riega con vino, se hace el amor …
    –¿Ah sí, y por la tarde qué se hace?
    –Volver a casa con nuestras esposas
    Y este otro:
    –Carlucci, ¿usted cuando duerme?
    –En invierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: