The Doors. La Película

Cuando escuché por primera vez sobre esta película me cree ciertas expectativas porque para mí el album homónimo del grupo está entre las 10 mejores composiciones de la historia de la música.

Los primeros 15 minutos fueron de júbilo y admiración hacia VAL KILMER, increible su caracterización del mito, es clavadito (a pesar de que de vez en cuando ponga unos morritos de más), gran decisión de Oliver Stone, pensé. El resto es pura bazofia pseudo-experimentaloide que no hace en caso alguno mérito a la banda. Composiciones como Break on Trough o Alabama Song (obviando clásicos indiscutibles como Light my Fire) son de lo más distraido de escuchar mientras que con The Doors. La película uno tiende a hacer dos movimientos: prestar leve atención a las imágenes y justo después mirar con considerable estupor un contador que avanza segundo a segundo dirigiéndose con extrema parsimonia hacia las dos horas y dieciseis minutos en las que se extiende el metraje.

Y es que Oliver Stone siempre se ha considerado un director experimentador, que no se cierra a nuevas experiencias, y que, por tanto, no nos cierra a nosotros. The Doors es dejar el peyote por un mal viaje antes incluso de probarlo; tengo entendido que un viaje de LSD dura unas 12 horas y eso es lo que se me antoja que se extiende el film, 6 veces más de lo que dura en realidad, un mal viaje que no se debe repetir, y a buen seguro mi menda no lo hará. Uno empieza con ciertas expectativas, y acaba odiando toda clases de drogas: desde las duras hasta el alcohol. Y lo que es (aún) peor: acaba odiando (espero momentáneamente) la música de Jim Morrison y cía.

Supongo que las constantes paradas para asegurarme de que no había ingerido sin querer LSD barato (de ese que te da malos viajes) no habrá ayudado a mi concepción del film. Pero es que es desesperante ver al Val Kilmer enchufándose a los morros a cada minuto una botella de ¿Jack Daniels? y metiéndose una pildorita (seguro que era una aspirina para aguantar las absurdas exigencias de Oliver Stone) en la boca.

Lo único remarcable es la elección del protagonista, aunque ni eso es aprovechado, ya que el director no es capaz de captar la verdadera esencia del genio. Además no se adapta a los hechos de una forma certera, joder. En fin, una película COMPLETAMENTE fallida que nadie se atreve a criticar abiertamente (que su dirección quiera aproximarse a los efectos del LSD no es excusa) por la fama del director y demás. BASURA rodada: un insulto para el cine, y además de los gordos (no lamecharcos, sino peor).

Puntuación: *

LTP.

Anuncios

Una respuesta to “The Doors. La Película”

  1. WOW, The Doors es la mejor banda que a sacado a relucir documentales,
    videos,música,poemas y peliculas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: