Banderas de nuestros padres

En la impaciente espera de la llegada de Letters From Iwo Jima, una previsible joya del último clásico vivo de Hollywood (además de verdad), es de obligada visión su película hermana, “Banderas de nuestros padres“, que es la versión Americana de la batalla en ese mismo pedazo de roca allá por 1945.

El inmenso poder de una imagen, referida a la famosísima foto en el monte Suribachi en la que seis marines levantan la bandera de los EEUU narra la doble moral, la mentira, vil corrupción mediática de la propaganda americana, que elevó a esos soldados a la categoria de héroes con fines recaudatorios. Los soldados son separados de su unidad y llevados de vuelta a casa para participar en una interminable (y aburridísima) gira por el pais dando discursos, sonriendo en fotografias y pidiendo: ¡¡Compren Bonos de Guerra!! a los escépticos ciudadanos, profundamente emocionados por la fotito.

El argumento sufre un grave problema, y es que no sabe exactamente donde centrarse, no tiene claro a que dar más importancia, si al profundo conflicto interno y oscuros remordimientos de esos tres marines que sienten como estafan a miles de personas y se martirizan por ello, o a la cruenta batalla en si misma. De esta manera, el ritmo de la película se ve durísimamente perjudicado, acelera, te atrapa para soltarte de repente en un mar de aburrimiento, ya que el hilo narrativo cuando la historia se centra en los tres soldados haciendo propaganda apenas avanza, no hay cambios, no hay argumento, tan solo repetición. Una y otra vez vemos todas las posibles escenas mediante las cuales puede mostrarse lo incómodos que se sentian estos soldados con su nueva tarea, los cambios, el desarrollo y en si misma la película, transcurre durante la batalla, introducida a base de recuerdos, de flashbacks que alternan la gira mediática con lo ocurrido en Iwo Jima.

Personalmente pienso que la única posibilidad de compaginar ambas historias (la bélica y la propaganda) era efectivamente el flashback, y que está hecha de la mejor manera posible. De ahi deduzco que el fallo se basa, no en el recurso analéptico o el montaje, sino en el propioplanteamiento del guión: no se pueden mantener dos historias paralelas, una en la que no pase absolutamente nada y otra en la que ocurra todo y que cargue con el peso del desarrollo, personajes… y pretender que el público no se aburra o se sienta montado en un autobús que da frenazos, no todas las películas pueden ser “La delgada linea roja“.

En cuanto a la dirección, sobria, efectiva, elegante y clásica, propia de Eastwood, absolutamente ninguna queja, toda una muestra de como pueden narrarse escenas bélicas creibles, impactantes y sumergir al espectador en el espectáculo de horror que es una batalla sin cámara superrápida, hectolitros de sangre o exagerando el uso de la cámara de mano. Es más, me sorprendió muy gratamente el amplio uso de panorámicas de la isla y la batalla que se usan, impresionantes los barcos. Esto se debe en parte al gran despliegue técnico y presupuestario que ha tenido Eastwood, pero incluso para grandes producciones es todo una apuesta arriesgada mostrar el campo de batalla abarcando amplios terrenos, usando grandes planos generales describiendo toda una situación que en lo que llevo visto de cine bélico siempre tiende a resolverse con planos cortos y muy cerrados en los que todo el mundo muere, las balas zumban y el caos reinante pretende la claustrofobia del espectador.

En resumen, una buena película, como casi todo lo que pasa por las manos de este director, pero solo a partes y con gravísimos fallos en el ritmo del guión. Una pena. Impaciente espero las cartas niponas 😀

ARL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: