Strawberry Jam, de Animal Collective.

No, yo no voy a hablar de esta portada de El Jueves:

657066.jpg

Voy a ser un poco más frívolo y me voy a dedicar de nuevo a uno de mis temas preferidos, la música por supuesto. Hoy vamos a retomar un poco el blog, abandonado por motivo de las vacaciones, para charlar sobre el último gran album que ha llegado a mis oídos: Strawberry Jam, de Animal Collective.

Los miembros de esta laureada banda entre el sector más snob de la sociedad son David Portner (miembro de Avery Tare), Noah Lennox (de los recién publicados Panda Bear), Brian Weitz y Josh Dibb. La verdad es que desconocía por completo a esta banda neoyorquina (aish, como no) antes de la filtración de este Strawberry Jam, pero desde entonces son un pilar básico de mi formación más snob. Me he hecho con copias de sus tres anteriores discos y creo que ahora sería capaz de emitir una sentencia lo suficientemente equilibrada sobre lo que resulta esta mermelada de fresa.

Un empalagoso título y una portada más bien feota…:

883313.jpg

…no son buenos antecedentes. Pasar de ambos es lo mejor, centrarse en la música que a fin de cuentas es lo que importa. Yo tuve la suerte de hacerme con el album antes de conocer su portada; asi pude entrar de lleno en el maravilloso experimento sonoro de estos jovencitos de Nueva York.

Por todos lados reza la misma frase en referencia al grupo: los amas o los odias, no hay termino medio. No sé si esa lapidaria sentencia tendrá algo de verdad, lo que es completamente cierto es que en esta época de sobreabundancia de material (horrorosa palabra para hablar de arte, por cierto) sonoro los discos se escuchan menos y mal; y eso es un gran handicap para toda la producción de Animal Collective, aunque curiosamente nos encontremos ante el disco menos abstracto, menos hetereo de su carrera. Eso no quiere decir que Strawberry Jam sea todo accesibilidad y encanto, hay que escucharlo varias veces antes de hacerse con la esencia al completo de este disco. Empecemos por el principio:

Imagínenme en mi cuarto, mucha ropa por el suelo, un envoltorio de unos donuts de dos días antes, y de momento me da por probar con el album que tanto están laureando en Muzikalia: unos tal Animal Collective. Pum, ruido. De entrada ruido, pero no solo propio del comienzo de la canción, mi madre y mi hermano en la puerta gritándome para que quitara ese ruido (dice una), bazofia (dice otro). Reconozcámoslo, Peacebone tiene un comienzo digno del noise más radical. Afortunadamente todo va cogiendo color y mi madre y mi hermano retornan lentamente a sus quehaceres habituales. Cuando me pongo Peacebone, sea en mi cuarto o en la calle, me siento como viviendo una vida de comic; es algo poco habitual en mí, hijo de la televisión, que nací con la imaginación tristemente atrofiada.

Nada más terminar el primer temazo viene el segundo, Unsolved Mysteries, hecho también de pequeños loops sobre los que navega un pequeño y travieso David Portner. Es el segundo pepinazo del disco, y solo en diez minutos. ¿Cómo es posible que sobre un simple rasgueo de guitarra sacado de Dios-sabe-donde pueda estructurarse todo el espinazo de una canción? ¿Y cómo es posible hacerlo con tanta genialidad, tanta expresividad en la voz? Pues no lo sé, me temo que solo Animal Collective lo saben.

Chores, tercer corte. Psicodélico es la palabra más adecuada, aunque tampoco le vendría mal algo asi como explosivo, directo. Es evidente que no es una psicodelia parecida a la de Feels, es una psicodelia más cercana, menos etérea. La apertura hacia horizontes más accesibles es una estrategia vieja como el carbón en grupos “raretes”, como a muchos les sale mal esta apertura a estos chicos les ha salido bien. No me extrañaría nada que se convirtieran en el próximo estandarte del indie rock de vena más snob. Sosegado final que nos conduce apaciblemente hacia el siguiente corte:

For Reverend Green. Sigue en la línea de los anteriores cortes, más accesible, muy rock, varios loops que se repiten. Lo que realmente me encanta de la canción es cómo canta, de nuevo, el gran Portner. Joder, su voz no es grandiosa, pero qué estilo más personal y atractivo. Un diez para la voz de David Portner en esta For Reverend Green, que, sin embargo, tiene para mí la base instrumental menos genial de todas las que hacen aparición en este trabajo.

Fireworks es el primer single, ya tiene vídeo:

Ustedes juzgan, yo me callo. Para mí no es el verdadero hitazo del disco, pero es mejor que el 70 % de los singles publicados en este año (mención de honor para el Fluorescent Adolescent de los Arctic) y eso ya es decir algo, ¿no?

#1. Vale, con esta canción se pueden dar por satisfechos los fans de los anteriores discos de estos animales. Apuesto un riñón (aish, esto me va a costar caro) a que esta y Cuckoo Cuckoo son las dos primeras canciones compuestas, hace tiempo además. Pues no se acercan en nada a lo que ahora es la banda. Eso no quiere decir que este tema sea inferior a los demás, simplemente es distinto. Cada uno tendrá una opinión personal, pero prefiero a los nuevos antes que a los antiguos.

Pasemos de lo más etéreo del album a algo nuevamente directo al corazón y más accesible: Winter Wonder Land. Lo admito, tengo esta canción de tono para cuando me llaman al móvil. Un buen tema bañado de soniditos desde los confines de la tierra, y con un coro digno de los Beach Boys.

De Cuckoo Cuckoo ya hablamos antes un poco… Buena base sonora y buena construcción del tema, directa para los fans más antiguos del grupo, como ya comentamos.

animal_collective.jpg

En fin, la recomendación ya está hecha. Si ustedes estais dispuestos a quedaros con la duda de si estais en el amplio bando que odia a la banda o en el pequeño (y selecto, que dirían algunos) grupo de gente que los ama… No me podreis echar a mí la culpa.

Un saludo.

Seguimos activos.

LTP.

Anuncios

Una respuesta to “Strawberry Jam, de Animal Collective.”

  1. Hola. Un saludo, no sabía que tenías un blog, o tal vez es que tienes otro además de éste, ¿no?. En todo caso, lo acabo de añadir en el mío.

    En cuanto a Animal Collective…pues estamos en ello. A mí el single no me dice nada de nada, y el disco de Panda Bear tampoco me entusiasma, así que el disco este de la mermelada lo tengo en la cola de “pendientes: no hay prisa”. No puedo todavía, por tanto, definirme.

    Un saludo,
    Fidel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: